Pasteles clásicos - Savarin

Esta vez os traemos la receta (y un poco de la historia) de un pastel clásico francés, el Savarin. Esta receta es un delicioso bizcocho bañado de almíbar (originalmente, se bañaba con ron) y decorado con crema chantilly y frutas.


El pastel fue creado en el siglo XVII y en el siglo XVIII se bautizó como Savarin en honor al gastrónomo francés Anthelme Brilat-Savarin.



A la hora de elaborar este pastel es fundamental usar un molde adecuado. El molde savarin, de rosca y con un fondo semicircular, permite la correcta fermentación de la masa además de favorecer el baño de jarabe que se le da después del horneado. 



Esta receta es una adaptación de la receta de Julia Childs del libro Mastering of French Cooking.



Ingredientes para el pastel:


Ingredientes para el almíbar:
Ingredientes para la chantilly:
  • 300ml de nata vegetal
  • 1 cucharadita (de postre) de azúcar
  • 1/2 cucharadita (de postre) de Grand Marnier (opcional)

Preparación:

Tamizar el harina y añadir la sal. Colocamos los ingredientes secos en el bol de la batidora y con el accesorio de gancho los batimos hasta que estén un poco integrados. A continuación añadimos los huevos batidos y, cuando veamos que tenemos una masa homogénea, añadimos la mantequilla derretida y mezclaremos esta masa durante 10 minutos a velocidad media. La masa resultante será lisa, brillante y muy fácil de manejar.

Colocamos la masa en un bol con un poco de harina y la tapamos con un trapo. La dejaremos fermentar en un lugar cálido hasta que doble volumen.

Una vez que la masa haya doblado su volumen debemos amasarla un poco. Preparamos 2 moldes Savarin de 26cm con el spray desmoldante y colocamos la masa en forma de rosco en el interior.

Volvemos a tapar con un trapo y esperamos 1 hora.

Precalentamos el horno a 180ºC y metemos el Savarin. Hornear de 25-30 minutos o hsata que esté dorado y hecho. Lo sacamos del horno y prepararemos el almíbar mientras se enfría el Savarin dentro de su molde.

Para el almíbar, colocamos en un cazo el azúcar, agua y la canela a fuego medio, en cuanto el azúcar se disuelva retiramos del fuego y añadiremos la pasta de naranja. Si optamos por utilizar el Grand Marnier (u otro licor), lo añadimos al azúcar y el agua al principio.

Una vez hecho, con ayuda de una cuchara vertemos el almíbar sobre los pasteles. Podemos reservar un poco para el momento de servir.

Debemos esperar un par de horas o toda la noche antes de desmoldar los pasteles.

Al día siguiente, desmoldamos, acompañamos de chantilly (la nata vegetal montada con el azúcar y el licor), un poco de canela y fruta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un mensaje, los blogs se alimentan de comentarios... Gracias!

¡¡ Recibe las actualizaciones y novedades en tu email !!

Síguenos en Blogger

BLOGS QUE MERECEN MUCHO TU ATENCIÓN: